Cesárea, una alternativa que salva dos vidas

Los procedimientos médicos han evolucionado conforme el tiempo. Afortunadamente, los procedimientos médicos para dar a luz se han perfeccionado hasta el punto en que la vida de la madre o del niño no se ve comprometidos. Para ello hace falta que haya un seguimiento puntual del proceso de gestación. En GyO Ginecología y Obstetricia somos especialistas en el tratamiento de las enfermedades de la mujer, así como en su proceso de embrazo.

Estamos situados en la ciudad de México y nos hemos especializado en todo lo referente al cuidado da la salud de la mujer. Te damos la bienvenida a nuestro blog informativo. En esta ocasión te traemos información útil sobre la intervención quirúrgica de natalidad conocida como cesárea, la cual consiste en una intervención quirúrgica que tienes sus pros y contras y de las cuales te vamos a explicar en esta entrada.

Antes que nada debes saber algunos aspectos básicos sobre la parto por cesárea. Como seguro sabes, la cesárea es una intervención quirúrgica que se práctica cuando hay algún factor que impide el parto natural y la vida de la madre o la del bebé o la vida de ambos se ven en riesgo. El trabajo de parto es bastante complejo, por lo que diversos problemas pueden complicarlo.

La operación cesárea es el nacimiento del producto por una incisión en la pared abdominal y uterina. Se ha practicado, se ha practicado desde hace siglos, pero solamente en fecha reciente se hay obtenido la seguridad en el empleo de este método. Como resultado de ello, suele hacerse por una o más causas, y con exposición a peligros cada vez menores. No obstante, no debe olvidarse de que se trata de una cirugía mayor, y la decisión para emplearla se hará únicamente por consideración cuidadosa.

Las operaciones cesáreas se hacen por muchas causas, maternas y fetales; aproximadamente la mitad de ellas se hacen por parto por cesárea anterior, si hay duda a la resistencia y fuerza de la cicatriz anterior. Para evitar la posibilidad de rotura de la cicatriz durante el trabajo de parto, se repite la cesárea. La primera cesárea suele hacerse por las siguientes causas:

1) desproporción cefalopélvica, 2) hemorragia, 3) evolución insatisfactoria del trabajo de parto, 4) hipoxia fetal (estado de deficiencia de dioxígeno en la sangre, células y tejidos del organismo, lo que suele comprometer la función de los mismos.) y peligro posible en el feto, 5) toxemia (presencia de toxinas de microorganismos en la sangre que provoca septicemia, es decir, infección grave.), 6) presentación anormal, 7) incapacidad para comenzar el trabajo de parto, y anormalidades de los órganos pélvicos. Debemos notar que la operación cesárea nunca o raramente se hace por deseo de la mujer para evitar el parto vaginal.

El trabajo de parto, así como la expulsión espontanea sigue siendo el método más conveniente en obstetricia. Hay tres tipos básicos de operación parto por cesárea: la operación cesárea clásica, en que la incisión se hacer en el fondo grueso, por lo regular en la línea media, la operación cesárea baja en que la incisión se hace transversalmente en segmento inferior del útero; y la operación extraperitoneal, que consiste en hacer una incisión del útero “descubierto” por debajo del peritoneo, después de disecar la vejiga hacia abajo.

A menudo, el personal médico no sabe exactamente el punto en que se hará la incisión en el abdomen, por lo que, al preparar la piel de la paciente para la parto por cesárea debe rasurar desde la línea mamarea en sentido inferior hasta el pelo púbico, de un lado a otro. Por los problemas de inconciencia creados por la anestesia general en la madre, se prefiere, siempre que sea posible la quianestecia. Después de anestesiar a la madre y preparar el campo estéril, el cirujano comienza la operación. En pocos minutos se abren las paredes abdominal y uterina y se extrae el producto. Este es el momento del nacimiento, y debe ser anotado por la enfermera. Después se extrae la placenta, se examina la cavidad uterina y se cierran con suturas las incisiones del útero y del abdomen.

A menudo el producto que nace por este método necesita reanimación inmediata especial. De ella se encargarán la enfermera pediátrica y el anestesista, según las necesidades del recién nacido. Los demás cuidados corrientes al recién nacido se hacen también al producto nacido por cesárea, sea en el quirófano o en la sala de pediatría. La asistencia posoperativa de una paciente sometida a operación cesárea incluye todos los métodos y consideraciones que se tienen con la paciente sometida a cirugía mayor. Después de su estancia en la sala de recuperación, suele ser llevada a la sala de obstetricia. En este sitio recibe toda la asistencia corriente de las madres. Las complicaciones, peligros, y problemas asociados con ambas situaciones, deben ser observados y tratados. Además, si hay alguna enfermedad de la madre; diabetes, también será tratada.

Los paquetes de parto con los que contamos en GyO Ginecología y Obstetricia incluyen la operación parto por cesárea que es practicada por nuestros cirujanos de primera línea. Claro está, contamos con todo el material debidamente esterilizado, y nuestras instalaciones y salas cuentan con todas la comodidades que necesita tanto el recién nacido, como la madre. En Ginecología y Obstetricia también contamos con la excelente atención posparto, con mayor razón cuando se trata de una operación cesárea. Pues como ya hemos descrito, se trata de una cirugía mayor que necesita del debido cuidado para la pronta recuperación de la madre.

Artículos recientes