La importancia de realizar una colposcopía de manera oportuna

En cuestión de salud debemos estar siempre pendientes; es importante conocer nuestro cuerpo y estar atentos a cualquier aviso que nos dé sobre la presencia de alguna enfermedad. Hay síntomas que son más difíciles de detectar que los de un simple resfriado, y que requieren de un estudio completo para su oportuno tratamiento. Uno de los estudios que es necesario practicarnos para garantizar una mejor calidad de vida es el de la colposcopía.

colposcopia

¿Qué es y por qué debo realizarla?

La respuesta es fácil, y es que no debemos dejar pasar por alto la salud de nuestros órganos reproductivos, ya que al ser internos es difícil observar algún cambio importante en ellos; es por eso que debemos asistir a una cita con  nuestro ginecólogo para estar seguras de tener una buena salud. En este artículo te explicaremos a detalle el procedimiento de la colposcopía y para qué sirve realizarla.

Es un procedimiento médico en donde se examina mediante una vista aumentada el cuello uterino, la entrada de la vagina y las paredes vaginales. Con este método se puede identificar con precisión si hay presencia de lesiones precancerosas. Para realizar este estudio el ginecólogo utiliza como herramienta una especie de microscopio llamado colposcopio, que consta de un lente de aumento que le ayuda a visualizar con mejor detalle los tejidos y las lesiones que pudieran aparecer en el cuello uterino, y que pueden ser benignas o malignas. Su detección oportuna es de vital importancia.

Con este procedimiento se puede realizar con mayor exactitud la prueba del Papanicolaou y facilitar la toma de biopsias ante la detección de lesiones que puedan significar un posible cáncer. La colposcopía no genera dolor ni sangrado, es rápida, segura y ambulatoria, lo que quiere decir que no necesita hospitalización. Todo transcurre de manera muy sencilla: al entrar en el consultorio se te pedirá que te acuestes sobre la cama de exploración, con los pies sobre los estribos; entonces se introduce el espéculo que es un instrumento para mantener abierta la vagina y facilitar la visualización del área a examinar.

Después se aplica una solución química (ácido acético) con la que se retirará el moco que cubre la superficie, con esto se resaltan las áreas que presenten anormalidades. Luego, el colposcopio se acerca a la abertura de la vagina para examinar a detalle su interior. Nosotros tomamos fotografías para un mejor diagnóstico, y si hay algún detalle que necesite de mayor exploración, se toma una muestra de tejido.

¿Quiénes deben realizarse este estudio?’

-Cualquier mujer que haya empezado una vida sexual

-Las mujeres cuya prueba de papanicolaou haya arrojado la presencia de alteración

-Mujeres que presenten un sangrado vaginal anormal

-Mujeres que han detectado la presencia de lesiones externas o verrugas

-Mujeres que han detectado la presencia de un flujo vaginal anormal que no cede con medicamentos normales.

Antes del examen, el médico te indicará que te sometas a un vaciamiento intestinal y de la vejiga, esto con el propósito de lograr mejores resultados. Es recomendable que no te realices lavados vaginales, y es importante que no tengas relaciones sexuales 24 horas antes del examen. Si en tus pruebas no se ha detectado alguna anormalidad a través del uso del colposcopio, se esperará a ver lo que arrojen las pruebas de la citología.

Si hay algún problema se tomarán muestras conocidas como biopsias para precisar la existencia de alguna enfermedad y empezar el tratamiento adecuado. El estudio de la colposcopía es de vital importancia para detectar oportunamente el cáncer cervicouterino, conocido también como cáncer de cuello de matriz. Se trata de un tumor maligno que ataca desde el cuello de la matriz y que se encuentra con mayor frecuencia en mujeres de 35 años en adelante.

Este tumor empieza con el crecimiento anormal de las células del cuello de la matriz. En un principio las lesiones que deja a su paso son demasiado pequeñas como para notarse a simple vista; de hecho, pueden pasar varios años sin ser detectadas, avanzando sin que la paciente lo note y afectando gravemente su salud en el futuro.

Cuando este cáncer ha llegado a una etapa avanzada, se puede notar a simple vista al momento del examen ginecológico. También empieza a causar molestias más notorias como un sangrado anormal después de un encuentro sexual, entre los periodos menstruales, aumentando el flujo de sangre en las vías genitales, provocando mal olor, pérdida de peso y dolores fuertes en la cadera.

Si es detectado a tiempo se puede proceder a extraer la matriz, o con radioterapia. Si los síntomas y el tumor han avanzado se tiene que recurrir a una quimioterapia. Es muy importante que te realices con tiempo una colposcopía pues es la única manera de conocer con exactitud el grado de salud de tus órganos sexuales, pues muchas veces no ponemos atención a los síntomas que pueden advertir sobre la presencia de un posible cáncer.

El cáncer cervicouterino cobra la vida de muchas mujeres mexicanas. Cada año mueren alrededor de 4,400,  y todo por no revisar su cuerpo oportunamente. Déjate de tabúes y comienza a preocuparte por tu vida, la decisión depende solo de ti. No debes dejar pasar más tiempo, pues como puedes ver, el procedimiento es sencillo y puedes evitarte muchos malestares mayores.

Si necesitas realizarte este examen acércate a GyO, ginecología y obstetricia. En nuestra clínica los especialistas altamente capacitados te recibirán para resolver todas tus dudas y temores sobre cualquier procedimiento. Nuestro equipo está listo para tratarte con ética y respeto. Sabemos que tu salud sexual es muy importante, y por eso es que contamos con las mejores instalaciones para que te sientas segura y en confianza. No dejes pasar más tiempo, ¡en GyO estamos para ayudarte!