¿Cómo se realiza la colposcopía?

Recuerda que siempre es mejor prevenir que curar, y cuando hablamos de salud estás palabras se vuelven aún más serias. Nuestra salud es algo que debemos cuidar con prioridad. Cada quien conoce su cuerpo y sabe cuando algo no está marchando bien, pero no todos los males causan síntomas cuando empiezan, es por eso que existen estudios de detección temprana de enfermedades, para estar al tanto de cómo está trabajando nuestro cuerpo.

La salud de la mujer es importante, pues ella es pilar fundamental de la familia, es por eso que no se debe escatimar en su bienestar. Existen enfermedades de la mujer que pueden ser mortales si no son detectadas a tiempo.

Un estudio necesario para toda mujer que ha empezado su vida sexual es la colposcopía, pues en ella los ginecólogos pueden detectar señales tempranas de cáncer cervicouterino.

¿Cómo se realiza la colposcopía?

Muchas mujeres sienten terror al escuchar esta palabra, se imaginan algo terriblemente doloroso y la verdad es que no es así. Probablemente sea una pequeña molestia, incomodidad y hasta pena lo que podrías sentir, pero nada cercano al dolor y mucho menos sangrado.

Se trata de un procedimiento que dura tan solo un par de minutos, en el que el médico te pedirá que te recuestes sobre una camilla previamente preparada, tendrás que subir tus pies en unos soportes y por medio de un colposcopio examinará tu vagina (entrada y paredes) en busca de alguna herida maligna o benigna que pudiera indicar cáncer o sus principios. Para poder visualizar esto, el médico utilizará una solución química que podría arder un poco, pero que sirve para limpiar muy bien y resaltar cualquier cosa anormal que pudieras tener, de lo contrario no mostrará nada.

Para este proceso se pide que la mujer acuda sin limpieza vaginal y sin haber tenido relaciones sexuales las 24 horas previas al estudio para evitar alteraciones en el resultado.

En ginecología y obstetricia te llevamos de la mano es este proceso y te orientamos para que te sientas tranquila sabiendo que no es cosa del otro mundo ni nada de lo que debas asustarte, sino todo lo contrario, siéntete serena al saber que estás viendo por tu salud, sobre todo si lo estás haciendo oportunamente.

Si el médico que realiza el estudio nota algo raro en tu exploración, se dará a la tarea de tomar las muestras pertinentes para llevarlas al laboratorio, ahí harán las pruebas necesarias para determinar el nivel de gravedad.

Una vez que el procedimiento de colposcopia haya terminado el médico te explicará que fue lo que encontró. Muchas mujeres solo presentan algunos tipos de infecciones vaginales y se les manda tratamiento, si de lo contrario el especialista encontró un tipo de lesión o herida hablará contigo tranquilamente aclarando exactamente lo que encontró y su gravedad en caso de que exista. Te dará las opciones de tratamiento para que juntos decidan cuál es el mejor. Si se vio en la necesidad de tomar muestras deberán esperar los resultados.

Ante un mal diagnóstico lo peor que puedes hacer es asustarte y ser negativa, sabemos que este tipo de cosas nos ponen los pelos de punta, pero lo mejor es calmarse y empezar a actuar lo más pronto posible.

Este es el mejor momento para preguntarle al doctor todas tus dudas para que te vayas a casa lo más tranquila posible. Recuerda que en ginecología y obstetricia estas en buenas manos.

Nunca dejes que comentarios o el mismo miedo te lleven a tomar la decisión de no hacerte este estudio tan importante. No olvides que en el mundo el cáncer cervicouterino es una de las principales causas de muerte en la mujer. Unos minutos de molestia o incomodidad valen la pena si con esto puedes saber si todo está bien o necesitas realizarte algún tratamiento.

¿Quién más debe hacerse la colposcopía?

  • Sangrado vaginal anómalo. Cualquier sangrado vaginal que la mujer pudiera tener y que no esté relacionado con su periodo no es normal por lo que se recomienda la colposcopía.
  • Resultado de Papanicolaou con alteraciones. El Papanicolaou es una prueba que se hace de rutina a toda mujer que ha iniciado su vida sexual ya que detecta la existencia de células anormales, si esto sucede se manda un estudio complementario, el cual da resultados más específicos por la naturaleza que tiene.
  • Mujeres que tengan verrugas vaginales. Se encuentran en los genitales y pueden crecer en forma de coliflor de color café y marcan la aparición de una enfermedad de transmisión sexual que deberá ser observada con mayor detenimiento para que pueda ser tratada.
  • Flujo vaginal que no es normal. Puede ocurrir como síntoma de una infección vaginal que debe ser monitoreada.

Recuerda que la salud no es algo con lo que se deba jugar. En ginecología y obstetricia estamos para ayudarte. Entendemos el proceso de ser mujer y lo que implica. Sabemos que las mujeres tienen dudas e incluso miedo en relación a su cuerpo y lo que sucede dentro de él, pero estamos para apoyarte y asesorarte ante cualquier incertidumbre. Ten la confianza de que con nosotros te sentirás confiada y segura, pues contamos con una red de médicos especialistas que te ayudaran a entender mejor el funcionamiento de tu cuerpo y en caso de ser necesario planear el tratamiento adecuado, ya sea que tengas una infección vaginal o estés pasando por un proceso de cáncer cervicouterino.

Además tenemos instalaciones limpias y de alta tecnología para que te sientas cómoda, tranquila y obtengas resultados certeros, ya que tu salud es primero.

 

Artículos recientes