Diferencias entre parto con anestesia epidural y parto natural

El momento de la concepción y perpetuación de nuestra especie: el parto, alumbramiento, nacimiento o dar a luz, es de los momentos más importantes en la vida de una madre, las diferencias entre los tipos de parto se centran en los procedimientos que se ejecutan. En el caso del parto en ocasione se administra anestesia y diferentes medicamentos por el espacio epidural, ubicado en la columna vertebral, este tipo de anestesia no produce ningún peligro para la madre o el bebé. Con esta técnica pueden proceder partos vaginales o por cesárea. El parto natural, simplemente es un parto producido por la fisiología de la mujer, asistiendo la fisiología de la naturaleza, y no con la inducción de fármacos.

¿Cómo se desarrolla un parto epidural?

Primero tenemos que explicar qué es la anestesia epidural. El objetivo de este procedimiento es dar alivio en la parte inferior del cuerpo de la madre, pero permite que el paciente se mantenga consiente y lucida, al contrario de la anestesia general, produciendo una ausencia temporal de sensibilidad, pero se acompaña de una pérdida de conocimiento.

La anestesia epidural se administra por medio de un catéter, un tubo muy delgado, flexible y hueco. Se aplica en la espalda, en el espacio epidural, justo fuera de la membrana que envuelve la espina dorsal. Este método es el más usado en la mayoría de los países. En las cesáreas es usado este método como básico. El proceso para fijar la línea del catéter no es traumático ni difícil, ni conlleva un gran dolor.

Cuando se hace la punción, el anestesista fija el catéter para que se pueda administrar de una forma regulada la anestesia y diferentes medicamentos. Se administra una dosis de prueba para comprobar que la epidural funciona correctamente. En este punto se monitorean los signos vitales del bebé y la madre. El método epidural es una mezcla de anestesia local y un narcótico, el empleo de estos dos medicamentos alivia el dolor, dejando movimiento y control del cuerpo del paciente. Por su naturaleza, se pueden administrar dosis mínimas de los dos medicamentos. En algunos casos, se deja a la paciente que pueda administrarse más dosis posteriores durante el parto, de lo cual tiene un límite para evitar una sobredosis.

Después del nacimiento del bebé se remueve el catéter, pero en caso de cesárea se deja allí para evitar el dolor consiguiente por la intervención. Se induce al método epidural normalmente cuando ya se está en el trabajo de parto, con contracciones y dilatación. Se realiza de esta forma para evitar que este procedimiento ralentice o afecte de algún modo al parto. Los médicos  son los que propondrán el procedimiento, pero el anestesista es el que evalúa la validez o riesgos del método.

Las ventajas de este método se enumeran:

  • La madre asiste el parto totalmente despierta.
  • Cuando se da a luz, la paciente puede recibir al bebé con un grado de autonomía y fuerza.
  • Ahorra el desgasto psicológico de las horas del proceso de parto.
  • En muchas ocasiones se minimiza el miedo y tensión del paciente.

Desventajas

  • Puede darse una baja de la tensión cardiaca, que afectaría al feto. Para evitar esta pérdida se hidrata a la madre con suero y se pueden usar diferentes fármacos.
  • En algunos casos se acelera la dilatación al no tener el dolor del parto.
  • En otros casos la madre pierde cierta capacidad de empuje, lo que produce la necesidad de usar fórceps u otros instrumentos, incluso de cesárea.
  • Normalmente este tipo de anestesia no afecta al feto, pero como toda técnica conlleva sus riesgos como fuerte dolor de cabeza, al encontrar una terminación nerviosa que afecte este sistema. Suele pasar después del parto, y puede durar hasta una semana.
  • Dependiendo de la aplicación de la epidural puede provocar dolor de espalda, molestias de punzadas, dolores de espalda y en las piernas.

¿Cómo se desarrolla un parto natural?

Para que se lleve a cabo el parto de una forma natural, se necesita una seria de pasos, circunstancias y objetivos para llegar al nacimiento de un niño sano. Una de las cuestiones más importantes, es el espacio, respeto y atención a los procesos físicos de la madre para evitar problemas y complicaciones. De esta forma los pasos necesarios se realizan de una forma fluida.

En el parto natural no se utilizan medios externos para controlar las fases del alumbramiento, por lo cual no es invasivo, pero esto no quiere decir que se deje sin vigilancia médica o que no exista la posibilidad de intervenir con los otros métodos, cuando se haga necesario. En el concepto de este parto se evita la saturación de médicos o profesionales en la sala de parto, dándole más intimidad y calma a la mujer en este proceso.

En el desarrollo del parto en vía natural, los primeros síntomas se encontrarán en las molestias en la cadera, espalda y abdomen, ya que el cuerpo se está preparando para el nacimiento, con intervalos largos de entre media a una hora. En las ultimas semanas antes del parto, la zona del vientre adopta una nueva postura por el acomodo del bebe. Esto genera en ocasiones visitas frecuentes al baño, porque la vejiga del paciente está en constante presión.

Cuando llegan las contracciones, es de los momentos claves para el alumbramiento. Su intensidad marca el momento próximo a dar a luz. La salida de líquido no necesariamente está ligado al líquido amniótico, pueden ser otros fluidos, en cambio la rotura de membranas, sí es el síntoma claro del alumbramiento, porque el bebé rompe la bolsa de líquido amniótico, lo que se conoce como romper la fuente. Siempre se debe de tener el control médico para determinar si realmente se está haciendo este proceso, o es líquido adicional.

La dilatación puede comenzar horas antes, con las molestias en la zona pélvica, pero en algunos casos es en tan solo en minutos, comenzando en dos centímetros hasta llegar a 10. El diagnóstico oportuno lleva a esta evolución a ingresar al trabajo de parto. En la segunda etapa, el cuello uterino está al punto para que la mujer pueda pujar, y la cabeza del bebé se asome, para luego expulsarlo por completo.

Ventajas de un parto natural

  • Molestias postparto mínimas, casi no existe dolor.
  • Hidratación de suero por poco tiempo.
  • Se puede atender al bebé por la madre sin problemas post operatorios, lo que no pasa en los otros métodos, ya que la madre se encuentra muy sensible por todos los procedimientos quirúrgicos y anestesiólogos anteriores.
  • Alta del hospital sin complicaciones o reincidencias para otros procedimientos.
  • Reposo relativo, recuperación rápida, lactancia sin problemas.

Somos el espacio exclusivo para la mujer. En GyO, Ginecología y Obstetricia contamos con ginecólogos capacitados, así como especialistas de gran calidad profesional para tratar a la mujer en proceso de fertilidad, embarazo y parto. Comuníquense con nosotros y agenden su cita por nuestros teléfonos, página web, redes sociales, correo electrónico o formularios vía web.

Artículos recientes