CÓMO EL ESTRÉS PUEDE LLEGAR A AFECTAR TUS HORMONAS

 Si eres una mujer sumamente ocupada, que además, no está muy instruida en el arte de la meditación o relajación, probablemente has tenido experiencias no tan agradables con tus hormonas. Resulta que este estrés o ansiedad puede llegar a afectar tu ciclo menstrual y otros factores relacionados con tu género. En primer lugar te recomendamos que te realices una colposcopía, para descartar cualquier gravedad, y en segundo lugar te invitamos a que continúes leyendo este artículo para sepas reconocer tus propios cambios como mujer y sepas cómo regresar a tu estado normal.

El estrés, como bien sabemos todos, es un estado constante de presión y conflicto interno por factores externos como el trabajo, los problemas familiares, las propias metas, relaciones de pareja, etcétera. El mantenernos ocupados, sí, ayuda a enfocar nuestras energías a actividades positivas, pero llega un momento en que ya no es agradable y se convierte en estrés. Éste puede afectar el cuerpo de las personas, hombres, mujeres, incluso niños, hasta el grado de provocar reacciones físicas como enfermedades, tics nerviosos o hasta lesiones.

Como mujeres, nuestro sistema reproductivo es bastante sensible, así que no es exento de este tipo de afectaciones. Por ello, si notas cambios en cualquiera de los siguientes elementos que vamos a mencionar, no dudes en ir con tu ginecólogo de confianza para que te realice una colposcopía, que es una exploración para saber si todo en tu sistema reproductivo marcha bien, si sólo es debido al estrés o si necesitan más exámenes.

Lo primero y más común que sucede es que el ciclo menstrual se altera. Bien puedes pasar días o meses hasta que llega otra vez tu sangrado, o bien se atrasada. O, todo lo contrario, puede aumentar los días, incluso el flujo menstrual. Si eres regular, verás que estos son síntomas de que el estrés te está afectando y tienes que hacer algo para remediarlo. Si no eres regular ¿por qué no has tomado medidas para cambiarlo? Tu ginecológo podría ayudarte. Acude inmediatamente con él.

Pequeño paréntesis: un ciclo regular puede ser aquel que llega cada mes, justo el mismo día o alrededor del día contado. O bien, puede ser que no tengas tu menstruación todos los meses, sino cada dos meses, atrasándose las fechas una semana. Eso es también regular, si sucede de la misma manera cada cierto tiempo (cada ciclo). Las irregularidades son aquellas que no te permiten saber cuándo tendrás tu menstruación o las características de ella. Si tienes un ciclo irregular, considera la opción de una colposcopía u otro examen explorativo para saber si hay razones mayores de peso para la alteración.

Hablando de características, el estrés también puede afectar la consistencia, flujo y color de tu sangrado. Es decir, puede volverse más espeso, más oscuro, más constante o menos constante. Muchas veces hay otros factores relacionados que afectan al cuerpo como el clima, la alimentación, el ejercicio…pero si además de no mantenerte relajada, no comes bien y tampoco te mantienes en movimiento, probablemente sufras las consecuencias en un grado mayor.

Si estás tratando de concebir, lamentamos decirte que el estrés y la ansiedad pueden retrasar o limitar tus probabilidades de tener un bebé. En realidad, entre más relajada te encuentres, es más probable que puedas quedar embarazada. Sobre todo si llevas ya algún tiempo intentándolo con tu pareja, quizás la ansiedad aumente más o se encuentre presente siempre. Trata de olvidar que es un objetivo, y mejor disfruta del acto sexual con la plena confianza de que si no es en este momento, será en algún otro momento. El sistema reproductor es un poco caprichoso, así que no le des motivos para ir en contra de tus deseos. Mientras, enfócate en mejorar tus técnicas sexuales. Lo disfrutarán tanto tú como tu pareja. Hey…nunca está de más ser experta en un área en específico.

Por si fuera poco, eres más susceptible a infecciones vaginales porque tu sistema inmunológico se encuentra decaído debido al estrés o a las preocupaciones. Esto es muy importante. A nadie le gusta sentirse incómoda ahí abajo. Por ello, si no trabajas en el balanceo de tus emociones, al menos sé extra cuidadosa con tu área vaginal.

Durante el ciclo menstrual además es muy común que duelan los pechos, las caderas, el vientre y hasta la cabeza. Pues el estrés puede empeorar estos malestares. Trata de realizar ejercicios de respiración y concentración para dejar tu mente en blanco. Deja ir lo que te está preocupando y quitando la energía. Pero además, toma algún medicamento para aminorar el dolor, se vale.

Pues bien, el cuerpo y la mente están íntimamente conectados. Es sólo natural que tanto uno como el otro se afecten entre sí. Por ejemplo ¿has notado que cuando haces ejercicio te sientes bien? Eso es porque se liberan endorfinas que hacen que tu mente se alegre y relaje. Puedes intentarlo cuando te sientas muy ansioso, además de la meditación.

Puedes también realizar actividades que disfrutes sin ningún tipo de presión. No importa si es cocinar, o si es bailar o si es sentarte a armar rompecabezas. Lo que sea que necesites, toma un poco de tu tiempo para desarrollarlo. Eso puede ayudarte a olvidar los problemas cotidianos.

Recuerda que cualquier cambio físico anormal que además no sea resultado de una razón que reconozcas, debería ser examinado por un experto. Acércate a nosotros para que en nuestra clínica podamos darte el asesoramiento y cuidado correctos y acertados. Nuestras técnicas son lo menos invasivas, lo más sutiles y privadas. Queremos que tu cuerpo y tu mente se encuentren sanas.

Artículos recientes

Deja un comentario