Importancia de la consulta con el ginecólogo en cada etapa de la vida

La salud es lo más importante en la vida, por ello es importante acudir al médico de manera regular estén enfermos o no, ya que en la mayoría de las ocasiones en las consultas preventivas se pueden detectar muchos padecimientos. Las mujeres no sólo deben acudir con un médico general, también deben preocuparte la salud de su sistema reproductivo, acudiendo con un ginecólogo al menos una vez al año, puesto que existen enfermedades y padecimientos que requieren de una mayor prevención y tratamiento especializado.

Los ginecólogos son especialistas de la rama médica que tratan las condiciones y enfermedades del sistema reproductor femenino, que abarca el útero, trompas de Falopio, vagina, ovarios y glándulas mamarias. De igual manera se encarga de la obstetricia, que es la atención de la mujer durante el embarazo y sus posibles complicaciones. Son los únicos médicos que tendrán que visitar durante toda su vida, al menos una vez al año, se sientan o no enfermas.

Sin embargo, en México no se tiene una cultura de la prevención y se piensa que para asistir con un especialista en ginecología se debe de tener algún síntoma o enfermedad detectada en el sistema reproductor, pero no debe ser así. La importancia de acudir con ginecólogo se debe a que es de los pocos profesionales de la salud que tienen la oportunidad de detectar y diagnosticar enfermedades que de no ser atendidas pueden tener consecuencias graves, incluso pueden provocar la muerte. Por ello, su principal función es la de la prevención, aunque en cada etapa de su vida como mujer su visita al ginecólogo tendrá diferentes fines.

Objetivos de las consultas ginecológicas por etapa de la vida

Cada etapa de desarrollo de las mujeres tiene características distintas, y en cada una los padecimientos que se pueden sufrir varían drásticamente. Es por ello por lo que deben conocer cuál es la función de los especialistas en ginecología en cada una de estas etapas, para que estén preparadas e informadas, puesto que la supervisión de su salud no es sólo trabajo del médico, también es de ustedes.

La primera visita con estos especialistas es durante la adolescencia. No existe una edad determinada para este acontecimiento, pero por lo general es entre los once y quince años, la edad en la que se ha alcanzado la pubertad. Esta no debe ser una visita obligada, es decir que los padres lleven contra su voluntad a la joven, pero sí es recomendable puesto que muchas de las dudas sobre el cuerpo únicamente las puede resolver con claridad un ginecólogo. Idealmente la visita debe ser previa a la primera menstruación.

Si bien existen muchos tabúes y mitos sobre la primera visita con un ginecólogo, deben saber que no hay nada que temer. La primera visita y gran parte de las visitas en esta etapa se basan principalmente en una consejería respecto a los cambios que sufren sus cuerpos, sobre todo para filtrar la información limitada y errónea que se obtiene de los círculos de amistades, principal fuente de información de los adolescentes.

Asimismo, las primeras consultas son ocasiones valiosas para detectar de manera oportuna ciertos padecimientos, como un ciclo menstrual irregular, alteraciones en la madurez ginecológica o problemas endocrinos. Este tipo de padecimientos requieren un tratamiento hormonal para regular el desarrollo de las jóvenes. Además, es una oportunidad excelente para recibir consejos sobre la sexualidad y la prevención de enfermedades de transmisión sexual, temas que por lo regular no se hablan con los padres.

La siguiente etapa de la vida, donde las consulta ginecología toma más importancia, es la etapa reproductiva de la mujer, la cual biológicamente inicia a los 20 años, sin embargo, en cuestión de la ginecología inicia junto con la vida sexual de la mujer que puede variar de una a otra. En México existe un gran margen de edad en el que las mujeres tienen su primera relación, que va de los doce a los 19 años. Las citas con el ginecólogo en esta etapa tienen como objetivo principal la planificación familiar, para orientarlas sobre qué métodos anticonceptivos usar y la prevención de enfermedades de transmisión sexual.

Además, en esta etapa deben comenzar a realizarse periódicamente pruebas para evitar los distintos tipos de cánceres, como el de mama y el de ovario, sobre todo si se tienen antecedentes hereditarios. De igual manera, las pruebas para la detección del síndrome del papiloma humano y otros padecimientos. Esta es la etapa más larga y también incluye la etapa del embarazo. Para tener una adecuada salud reproductiva se recomienda visitar al ginecólogo al menos una vez al año.

Por último, están las etapas de la perimenopausia y postmenopausia. Estas inician con una seria de condiciones físicas, como la menopausia, que es la ausencia de la menstruación y determina el fin de la vida reproductiva de la mujer. Durante la perimenopausia y la postmenopausia se presentan una serie de fenómenos fisiológicos que en muchos casos requieren de un tratamiento, por ello en esta etapa también son importantes las consultas ginecológicas frecuentes.

Los padecimientos que podemos destacar son los bochornos, la inestabilidad emocional, dolores de cabeza, entre otros relacionados con los cambios hormonales provocados por la menopausia. Es importante detectar estos padecimientos a tiempo para tratarlos de manera oportuna y adecuada.

Recuerden que las visitas al ginecólogo son principalmente de carácter preventivo, por ello la recomendación de al menos una visita anual, sobre todo después de iniciar una vida sexual activa, aunque también durante el embarazo juegan un papel muy importante. Dejen atrás los tabúes y las ideas de que sólo deben visitar a un especialista cuando se sientas más o presenten algún síntoma. Desarrollar una cultura preventiva de salud es esencial para el cuidado de sus cuerpos.

En la Ciudad de México y Área Metropolitana la mejor atención ginecológica la encontrarán en GyO – Ginecología y Obstetricia. Con nosotros encontrarán a un grupo de ginecólogos altamente capacitados, especializados en atender y prevenir las enfermedades que aquejan a mujeres de cualquier edad, dentro de un ambiente de cordialidad, tranquilidad y confianza.

Pueden visitarnos en el consultorio 203 de la torre de especialidades del Instituto de Perinatología Y Obstetricia Dr. Río de la Loza o agendar una cita vía telefónica o por correo electrónico. La salud es lo más importante y para una mujer el contar con la atención del mejor ginecólogo es fundamental, y sólo lo encontrarán con nosotros.

Artículos recientes