¿Por qué son importantes las revisiones de forma periódica con el ginecólogo?

En representación de la clínica GYO, les damos una cordial bienvenida a este blog que ponemos a su alcance, en el que encontrarán información detallada y de interés en torno a la salud femenina. En esta entrada les hablaremos de dos temas sumamente relevantes para toda mujer: primero explicaremos por qué son indispensables las revisiones con el ginecólogo de forma periódica; después, hablaremos sobre la importancia de realizarse revisiones si están planeando embarazarse y concebir a un hijo. Consideramos pertinente hablar de estos temas ya que se trata de asuntos que no deben pasarse por alto, sino todo lo contrario, es decir, mantenerse como prioridades en toda mujer activamente sexual. Recuerden que si necesitan el respaldo de un especialista, pueden acercarse a nosotros para valoración y tratamiento.

Cierto es que cuando se trata de la salud en general, basta con acudir con un doctor sin especialidad alguna para someterse a un diagnóstico y a un tratamiento en función de sus condiciones médicas. Sin embargo, cuando se trata de género y sexualidad, es importante recurrir a médicos especialista, ya sea si se trata del sexo masculino o femenino. En este último, los profesionales en ginecología son los más indicados para diagnosticar, prevenir y tratar diversas anomalías relacionadas con la salud de las mujeres. Pero, ¿En qué consiste?

El término ginecología significa “ciencia de la mujer” y hace alusión a aquella especialidad tanto quirúrgica como médica que atiende todas las enfermedades y anomalías en el sistema reproductor de las mujeres, ya sea en los ovarios, la vagina o el útero. En nuestros días, esta ciencia se relaciona con otro campo médico, a saber, la obstetricia, al grado de que casi todos los ginecólogos son asimismo obstetras. La ginecología data de tiempos muy remotos, lo cual puede corroborarse en el papiro de Lahun, en cuyo contenido hay referencias a la salud femenina, desde afecciones, enfermedades, asuntos de fertilidad y embarazo, hasta métodos de anticoncepción. Otro documento relevante del pasado es el del médico Soraunus de Éfeso, cuyo tratado Ginaikeia fue muy popular en la antigüedad.

Con respecto a los exámenes ginecológicos, como sucede en otras ramas médicas, se recurre a los chequeos físicos y a la revisión del historial clínico. Se trata de una labor mucho más privada que la realización de los exámenes de rutina, debido a que es menester hacer una revisión minuciosa del aparato reproductor femenino. Asimismo, se hace uso de herramientas específicas de esa especialidad, por ejemplo, el espéculo cuyo uso permite la retracción vaginal y por ende la exploración del útero. El campo de actuación de los ginecólogos es muy variado, entre los problemas que atienden destacan la amenorrea (la ausencia de periodos menstruales), dismenorrea (dolor en los periodos de menstruación), cáncer, tumores, incontinencias, problemas de infertilidad, abundancia menstrual, prolapsos, etcétera.

Ahora bien, vayamos al tema que nos compete en esta entrada, la importancia de las revisiones periódicas con el ginecólogo. Dichas revisiones son sin duda, sumamente relevantes para garantizar y procurar el bienestar de toda mujer, en especial si se mantienen activas sexualmente. Cierto es que no todas consideran gratos los exámenes ginecológicos, sin embargo siempre es preferible prevenir que lamentar, por ello, todas sin excepción deben asistir con un especialista en este rubro una vez que empiezan a ser fértiles o activas en cuanto a lo sexual se refiere. Lo recomendable es que las revisiones generales se efectúen al menos una vez al año, o con mayor recurrencia en función del caso, por ejemplo, si son afectadas por algún síntoma anormal o alteraciones, o si requieren de inspecciones constantes para evitar el desarrollo de dificultades de mayor gravedad. Entre dicha alteraciones y signos, cabe destacar los dolores, infecciones vaginales, ausencia del periodo o sangrados excesivos, etcétera. Es menester no pasar por alto la evaluación, prevención y el tratamiento como la inspección del útero, el palpado de senos, las colposcopías y citologías, entre otros.

Cuando se trata de proteger la intimidad de las mujeres, los profesionales ginecólogos son los más indicados, pues con su ayuda la población femenina puede ser orientada con respecto al cuidado de su salud sexual y reproductiva. En una gran cantidad de casos, se recurre a las consultas por internet o a solicitar los consejos de otras mujeres en el momento en que acontecen signos anormales, sin embargo, es necesario no actuar de forma negligente y asistir sólo con personal certificado, ya que puede tratarse de problemas de mayor seriedad, los cuales requieren de tratamientos más sofisticados.

Aquellas visitas relacionadas con inconvenientes sexuales como lo son la anorgasmia, vaginismo y dispareunia son muy frecuentes en los consultorios ginecológicos. Dichos trastornos, pese a que no representen un riesgo para la salud del sector femenino, degradan la calidad de sus vidas, además a ellos suelen sumarse otros factores como la ansiedad y los lapsos de depresión. En una gran mayoría de casos, los factores relacionados con la sexualidad de las mujeres son de naturaleza psicológica, por lo cual para que sean identificados es menester una revisión exhaustiva bajo la supervisión de un experto con la finalidad de descartar problemas que requieran de cirugía, tales como las alteraciones anatómicas por contagio o de causa congénita en el aparato reproductor, las anomalías endocrinológicas (por ejemplo, la atrofia en la mucosidad, la diabetes, la menopausia, entre otras) y las dermatológicas (como las distrofias), así como efectos derivados de la ingesta de ciertos medicamentos.

Sólo a través de una adecuada revisión e identificación de las causas, es posible establecer tratamientos pertinentes. Ello es posible con ayuda de profesionales como los que operan en GYO, Ginecología y Obstetricia, cuya misión es otorgar información precisa sobre las condiciones del sistema reproductor de las mujeres y borrar toda incertidumbre sobre su salud. Esperamos que esta publicación haya sido de utilidad, por ahora nos corresponde darla por culminada no sin haberles invitado antes a que nos contacten si necesitan el respaldo de un ginecólogo experto y con años de experiencia. Les garantizamos que en GYO lo encontrarán.

Manténganse al pendiente de nuestras publicaciones si quieren saber más sobre la salud femenina; si les gustó este artículo, compártanlo en sus redes sociales y no se olviden de contactarnos para una cita de valoración.

Artículos recientes