Lo que deben saber sobre el parto natural

Sean bienvenidos a esta nueva entrada de nuestro blog. Esta ocasión les hablaremos sobre el parto natural, con más precisión, una definición introductoria del proceso así como los síntomas asociados.

Definición, síntomas y proceso de los partos naturales.

Los partos naturales o vaginales consisten en un proceso del tipo fisiológico el cual indica el futuro nacimiento de un bebé. El desarrollo de estos posee un procedimiento previsible, unas fases que van marcando los tiempos que se deben respetar y especifica ciertos cuidados indispensables para las madres futuras. La labor del parto es de las preocupaciones principales de las mujeres que se encuentran en pleno embarazo, sobre todo, de aquellas primerizas, es decir, aquellas que son nuevas en esta clase de experiencia.

Convertirse en una madre resulta un trabajo que sólo puede aprenderse mediante la práctica, por ello las preparaciones para el momento del parto son sumamente recomendadas por lo que es conveniente que se mantengan bien informadas tanto de su situación, como de los cuidados que deben llevar a cabo para una óptima gestación. Asimismo, podrán saber los diversos métodos de parto disponibles, así como hablar con un profesional médico (como el que opera en GYO Ginecología y obstetricia) que indique cuál es  el más indicado en función del caso.

Ahora bien, ¿cuáles son las señales que indican que es menester acudir a una clínica a realizar un parto ya sea de manera natural o a través algún otro método? Cuando se presenten los siguientes síntomas y signos, lo más recomendable es que no dilaten para llamar a algún profesional especializado en atender a mujeres embarazadas, de modo que puedan evitarse complicaciones:

  • Se producen contracciones por ciertos intervalos de tiempo, por ejemplo, cada 5 o 10 minutos.
  • Notan manchas de sangrado en el área vaginal además de las mencionadas contracciones.
  • Se rompe la placenta y se libera un líquido marrón con manchas.
  • No pueden desplazar o hablar mientras ocurren las contracciones.
  • Notan una dilatación

Con respecto al tiempo que dura el parto natural, este suele requerir de 8 a 12 horas, aunque como en muchos otros casos, existen algunas excepciones. La labor del parto da comienzo cuando se presentan las primeras contracciones generadas por el borramiento del cuello del útero hasta su completa desaparición. Las contracciones suelen suceder cada media hora y como se señaló llega a durar tan sólo algunos segundos.

Una vez que desaparece el cuello uterino, incrementan las contracciones a causa de la progresiva dilatación del cuello que, para el nacimiento del bebé, deberá dilatarse con una apertura de 10 cm máximo. Hasta que el crío nazca, este proceso puede durar en total cerca de 6 a 8 horas, dependiendo si se trata de una madre con o sin experiencia.

Sobre las contracciones relativas al parto, una vez que se ha dado comienzo al procedimiento de dilatación del cuello del útero, regularmente es común sentir suaves contracciones cada 10 a 15 minutos. En tales momentos, la dilatación del útero será de 2 cm aproximadamente.

Las contracciones continuarán e incluso se intensificaran obedeciendo el ritmo siguiente: 1) Contracciones por cada 5 minutos con una duración de 30 cm y una dilatación de casi 5 cm; 2) Contracciones cada 4 minutos con duración de 40 segundos y 6 cm de dilatación; 3) Contracciones cada 3 minutos con duración de 40 segundos y 8 cm de dilatación; 4) Contracciones cada minuto con una duración de 40 segundos, y 10 cm de dilatación. Cuando las mujeres a punto de parir lleguen a la 4 etapa, tendrán muy poco tiempo para recuperarse entre cada contracción, además, presentarán sensaciones de calor, ardor y estiramiento vaginal junto con una abundante sudoración en el rostro.

En relación a la expulsión del bebé durante el parto natural, cuando el cuello alcanza el máximo de dilatación, se da inicio al proceso final de nacimiento. En esta última etapa, las contracciones se irán alejando poco a poco y se presentarán por cada vez más breves intervalos de tiempo. Es muy normal que cuando se encuentren preparadas, los médicos les pidan realizar algunos esfuerzos y pujar con el fin de empujar al crío hacía fuera del vientre materno.

Igualmente, en esta fase la cabeza de los críos consigue penetrar en lo que es el canal del parto, hasta el periné efectuando una rotación en el interior. En el momento en que los médicos consigan vislumbrar de 4 a 5 cm la cabeza del bebé, realizarán si resulta indispensable una episiotomía (un corte en el periné) con la finalidad de hacer más fácil la expulsión, así como evitar desgarramientos derivados del esfuerzo materno y la presión del recién nacido.

Posteriormente el médico les solicitará que continúen pujando hasta que consigan salir los hombros primero y después el resto del cuerpo sin requerir ya realizar esfuerzo alguno. El alivio que se sentirá al culminar el proceso será considerable, de modo que podrán sin dolor, darle la alegre bienvenida al bebé. El último paso es la expulsión de la placenta, y algunas horas de reposo y recuperación antes de que la madre pueda regresar a casa con su nuevo hijo.

Con lo dicho se entenderán la definición, los síntomas y el proceso del parto natural. Esperamos que esta entrada les haya agradado estimados lectores, por ahora nos despedimos, nos sin antes recordarles que si requieren los mejores servicios de un especialista en efectuar partos de manera natural, deben acudir a clínicas ampliamente profesionales como GYO, Ginecología y Obstetricia. ¡Gracias por su visita!

Artículos recientes

Deja un comentario