Lo que debe saber sobre ultrasonido obstétrico que ofrece GYO

Bienvenida a una entrada más de nuestro blog. Esta ocasión hablaremos sobre el ultrasonido con fines obstétricos. Recuerde que si necesita los mejores servicios de obstetricia y ginecología en Naucalpan, puede visitarnos, en GYO la esperamos con los brazos abiertos.

Las imágenes obtenidas por ultrasonido, llamadas también ecografías, o exploraciones por ultrasonido, conllevan la exposición de los cuerpos a ondas acústicas de frecuencia alta con el fin de extraer imágenes de su interior. Gracias a que las imágenes por esta técnica se obtienen en tiempo real, pueden observarse tanto el movimiento y la estructura de los órganos internos, como el fluir de la sangre por los vasos correspondientes, asimismo, permite la realización de diagnósticos y tratamientos según la singularidad de los casos. Más, siendo específicos… ¿en qué consiste el ultrasonido obstétrico?

Se trata de una intervención segura e indolora, ya que sólo emplea ondas de sonido para mirar por dentro del cuerpo. Para su aplicación, involucra el empleo de un transductor o sonda pequeña y un gel especial que al untarse en la piel, permite la exposición de ondas de frecuencia alta. La sonda recoge las ondas sonoras que rebotan mientras que una computadora capta los sonidos para generar una imagen. De esta manera, mediante las imágenes obtenidas, es posible efectuar exámenes médicos no invasivos tanto de diagnóstico como de tratamiento.

Ahora bien, en el caso de las mujeres embarazadas, el ultrasonido en las atenciones obstétricas proporciona imágenes de los fetos en el interior del útero, asimismo, de los ovarios y del cuello uterino. Durante los procedimientos obstétricos de ultrasonido, el médico puede realizar evaluaciones del flujo sanguíneo en la placenta, el feto y el cordón umbilical, con el fin de hallar anomalías y posibles riesgos para su temprana corrección.

Este tipo de ultrasonido específico para las mujeres embarazadas, resulta de suma utilidad para diversos fines, por ejemplo, determinar la presencia de embriones con vida, estimar el tiempo en que durará la gestación y el embarazo, evaluar las posiciones de los fetos, diagnosticar anomalías del tipo congénito, inspeccionar la posición de la placenta, verificar si hay embarazos múltiples o cuánta es la cantidad del líquido amniótico que rodea al feto, evaluar el crecimiento del infante y de su bienestar en general, regular la abertura cervical, etcétera. Muchos doctores también recurren al ultrasonido en 3D con el fin de tener una visión más detallada del desarrollo del crío antes del parto.

Durante las sesiones de ultrasonido, los radiólogos o ecografistas pueden optar por tratar a una paciente que esté en los primeros meses de gestación mediante un ultrasonido del tipo transvaginal, con el fin de poder ver el embarazo con más detalle y proximidad, o para evaluar las condiciones del cérvix. Con respecto al equipo utilizado para el ultrasonido obstétrico, consiste en una consola que integra una computadora, una pantalla de video y un transductor que se emplea para realizar las exploraciones.

Por un lado, el transductor o sonda es un dispositivo pequeño parecido a un micrófono, el cual se halla conectado al explorador mediante un cable; éste se maneja de manera estándar aunque cierto es que algunos exámenes requieren de distintas sondas (con diferentes capacidades). El transductor o sonda envía ondas de alta frecuencia desde la piel (e imperceptibles para nuestro oído) hacia el interior del organismo para luego captar los ecos que rebotan y retornan desde los tejidos involucrados.

Con este proceso, la imagen por ultrasonido es proyectada inmediatamente en una pantalla semejante a un televisor o al monitor de las computadoras de escritorio. La imagen es creada en función de la frecuencia (tono) y amplitud (volúmen) de la onda, así como el tiempo que a la señal ultrasonora le lleva regresar desde el zona interna de la paciente que es examinada hasta la sonda; asimismo, también depende de la composición del tejido y la estructura del cuerpo por medio de la cual el sonido viaja. Antes de su realización, se pone una pequeña cantidad de gel en la piel con la finalidad de obtener el mejor desplazamiento posible, tanto de ida como de vuelta, así como un mejor efecto de resonancia. La aplicación del ultrasonido es excelente para diversas partes del cuerpo, mientras que para algunas otras (por ejemplo, los pulmones) no resulta conveniente ni adecuada.

La manera en qué funciona tal procedimiento, así como la manera en que se obtienen las imágenes, es muy similar al sonar de algunos animales (como los murciélagos) y tecnologías (como los radares en embarcaciones). En términos más científicos, al liberarse una onda acústica, ésta choca contra diversos objetos, rebota y con ello genera un eco. Al ser medidas las ondas generadas por el eco, se puede determinar la forma, consistencia, tamaño y distancia de los objetos sometidos a las ondas acústicas.

En el caso del ultrasonido obstétrico, el movimiento del feto o embrión, así como las palpitaciones de su corazón, pueden observarse como si se tratase de una imagen continua. La mayoría de la tecnología que funciona con ultrasonidos posee también un componente sonoro, el cual, se encarga de procesar los ecos generados por el flujo sanguíneo.

Con lo dicho puede entenderse con mayor claridad en qué consiste el ultrasonido obstétrico, cómo es su funcionamiento, así como diversos detalles que no está de más conocer. Esperamos que la presente entrada te haya agradado estimada lectora o lector, por ahora debemos concluir, no sin antes invitarles a que nos contacten si desean los mejores servicios de obstetricia y ginecología en Naucalpan. En GYO estamos para atenderles con cordialidad, y profesionalismo. ¡Gracias por su visita!

Artículos recientes