LO QUE SIEMPRE HAS QUERIDO SABER SOBRE EL ULTRASONIDO OBSTÉTRICO

No es una simple maquinita. En realidad el ultrasonido obstétrico hace maravillas. Durante varias décadas se ha utilizado, es muy efectivo, no representa un riesgo para la mamá ni para el bebé, y es muy sencillo de realizar. Éstas son algunas de las cualidades del procedimiento y a continuación, porque sabemos que quieres adentrarte más en el tema, te damos aún más datos sobre él:

Lo que hace el ultrasonido obstétrico es obtener una ecografía. Ésta es una “fotografía” del interior del abdomen de la madre, donde está instalado el bebé. La manera en que se produce esta imagen es a través de ondas sonoras, que son libres de dolor, totalmente seguras.

Te preguntarás qué papel juega el gel tan famoso que se coloca sobre el vientre. Pues bien, por medio de éste se transmiten las ondas sonoras que son de alta frecuencia, desde la sonda hacia el cuerpo. Digamos que es un conductor que recolecta los sonidos, para que después éstas se traduzcan en la computadora y se cree la imagen.

Una mala concepción de este procedimiento es la de los rayos X. Una ecografía no involucra rayos X, así que no hay ningún tipo de radiación involucrada tampoco. Como el nombre lo indica, es sólo a través de un “eco” que se imprime en una imagen. Todo sucede en tiempo real, así que el desarrollo se puede ir monitoreando conforme el bebé crece. El ultrasonido obstétrico es tan exacto y detallado ¡que puedes incluso ver incluso cómo fluye la sangre a través de los vasos sanguíneos!

Es por eso que funciona excelentemente para diagnosticar cualquier irregularidad en el desarrollo del bebé (con claridad se pueden ver todos y cada uno de los órganos, como lo decíamos, hasta las arterias mismas) y en el sistema reproductivo de la madre, tanto en el útero como en los ovarios.

Además, al hacer una ecografía obstétrica, tu médico experto también puede evaluar el flujo sanguíneo en el cordón umbilical o puede, en algunos casos, evaluar el flujo sanguíneo en el feto o la placenta.

Se puede realizar este procedimiento desde etapas iniciales a la concepción, desde que el bebé es un embrión. Se puede con este medio determinar o estimar el avance del embarazo, de acuerdo a las características que la imagen enseña.

El ultrasonido obstétrico es especialmente exitoso al ayudar a diagnosticar anomalías congénitas del feto, determinar si la posición en la que se está acomodando el bebé es la correcta, además de la posición de la placenta.

Otros elementos comúnmente determinados a través del procedimiento son los embarazos múltiples, la cantidad de líquido amniótico alrededor del bebé, abertura o acortamiento del cuello uterino, y como especial cualidad, enseñar el rostro, movimientos y gestos del bebé.

Para este procedimiento, la manera en que la madre se puede preparar es la siguiente:

Tomar una ducha completa.

Utilizar prendas de ropa que sean conjunto, es decir, una blusa y un pantalón o una blusa y una falda, para facilitar el levantamiento de la blusa al momento de exponer el vientre.

En algunos casos, una revisión del cuello uterino es probable. Para ello, la ducha con agua y jabón es suficiente (nada de duchas vaginales con productos especiales).

Durante el procedimiento…

Se iniciará por colocar a la paciente boca arriba como en cualquier otra revisión ginecológica u obstétrica. Las piernas se elevarán, ya sea a altura de la plancha o bien, a altura de las agarraderas de pie, si es necesario realizar una revisión del cuello uterino. Si no es necesario, con acostarse boca arriba basta.

El médico especialista, enfermera o radiólogo coloca el gel en el vientre. Ya hemos establecido que el gel es el conductor, así que es un elemento primordial para el procedimiento. Entonces el convertidor o paleta se coloca sobre el gel y se mueve, de acuerdo al área de interés. Las imágenes se irán reflejando en la pantalla.

Esta paleta es totalmente segura. La presión no llega a molestar de ninguna manera si se realiza el procedimiento de una manera correcta.

Al terminar de capturar las imágenes y de revisar por completo los elementos de interés, se limpia el gel de la piel. Éste no arde, no duele, no huele, no mancha o descolora la ropa.

Después del ultrasonido obstétrico, una ecografía vaginal puede ser necesitada también para apreciar a más detalle las partes que mencionábamos antes de la madre: los ovarios y el útero. La manera en que se procede es, manteniéndose en la misma posición boca arriba pero con los pies alzados, insertando una paleta de menor tamaño, con gel, dentro de la vagina. Las imágenes se reflejan nuevamente en la pantalla. Esto es especialmente útil en casos en que irregularidades se hayan notado en la ecografía del bebé.

Esperamos que hayas encontrado útil nuestro artículo. Si requieres de más detalles, puedes llamar a nuestros teléfonos para solicitar una cita o bien, visitarnos directamente. Además te recordamos que en nuestro blog tenemos artículos de tu interés, para que obtengas la información más pertinente, útil y actualizada sobre tus inquietudes sexuales o reproductivas.

Porque queremos que te mantengas sana y que tu bebé se desarrolle, nazca y crezca de la forma más saludable, te invitamos a que no dejes pasar la oportunidad de realizarte un ultrasonido obstétrico. Después de haber leído nuestro texto seguramente te has convencido de las bondades que este procedimiento implica. ¿Qué esperas para corroborar que todo marcha en orden?

Artículos recientes

Deja un comentario