Los principales motivos por los que conviene la realización de una cesárea.

Cierto es que se trata de un procedimiento bastante conocido, más para quienes no lo saben, el parto por cesárea consiste en una forma de nacimiento que se produce a través de una incisión en la pared abdominal y el útero en lugar de la liberación convencional por la vagina. En las últimas décadas ha habido un aumento gradual en los nacimientos por cesárea. Por ejemplo, hace tan sólo 10 años la CDC  informó que la tasa nacional de nacimientos por cesárea fue la más alta jamás vista, pues alcanzó hasta un 29.1%, lo que significó que más de 1 de cada 4 mujeres experimentó una cesárea. Cierto es que muchos rehúyen de este procedimiento, sin embargo resulta necesario en muchos casos como los que enunciaremos a continuación:

Problemas con la placenta: Esto ocurre cuando la placenta se encuentra debajo del útero y cubre parcialmente o totalmente el cuello uterino. Según las estadísticas, una de cada 200 mujeres embarazadas experimentará este inconveniente ligero durante el tercer trimestre. Para su tratamiento bastan el reposo en cama y la monitorización frecuente. Si se ha diagnosticado esta complicación en la placenta completa o parcial es necesaria una cesárea, más si se ha diagnosticado como previa marginal, el parto vaginal puede ser la mejor opción.

Desprendimiento placentario: Se trata de la separación de la placenta del revestimiento uterino, la cual suele ocurrir en el tercer trimestre. Aproximadamente el 1% de las mujeres embarazadas lo experimentará. Ante esta dificultad se tendrán sangrados en el sitio de la separación así como dolor en el útero. Dicha separación puede interferir con el oxígeno que llega al bebé, y en función de la gravedad de la situación, se meditará si se requiere o no una cesárea de emergencia.

Rupturas uterinas: En aproximadamente 1 de cada 1.500 nacimientos, el útero se desgarra durante el embarazo o el trabajo de parto, lo cual puede derivar en una hemorragia en las madres e interferir con el suministro de oxígeno de los bebés. Consiste en una condición en la que es necesario realizar la cesárea inmediatamente.

Posición de nalgas: Cuando un bebé está en esta posición, a menudo la cesárea es la única opción, aunque es posible hacer un parto vaginal bajo ciertas circunstancias. Sin embargo, si el bebé está en peligro o tiene prolapso del cordón (que es más común en los bebés en la mencionada posición) es necesario el parto por cesárea. Este también se puede hacer si el bebé es prematuro.

Prolapso del cordón: Esta situación no ocurre a menudo, mas cuando si se presenta, la cesárea se realiza por motivos de emergencia.  Con precisión, este inconveniente ocurre cuando el cordón umbilical se desliza a través del cuello uterino y sobresale de la vagina antes de que nazca el bebé. Cuando el útero se contrae, causa presión sobre el cordón umbilical, lo que disminuye el flujo de sangre que llega al bebé.

Angustia fetal: La causa más común de la angustia fetal es la falta de cantidades adecuadas de oxígeno entregadas al bebé. Si el monitoreo fetal detecta un problema con la cantidad de oxígeno que el bebé está recibiendo, es posible realizar una cesárea de emergencia.

Falta de progreso en el trabajo de parto: Esto puede ocurrir cuando el cuello del útero no se ha dilatado completamente, el parto ha disminuido o se ha detenido, o el bebé no está en una posición óptima para el parto. Puede ser diagnosticado correctamente una vez que la mujer está en la segunda fase (más allá de 5 centímetros de dilatación), ya que la primera fase del parto (0-4 centímetros de dilatación) es casi siempre lenta.

Desproporción Cefalopelvica: Un diagnóstico verdadero de esta anomalía ocurre cuando la cabeza de los bebés es demasiado grande o la pelvis de la madre es demasiado pequeña permitir que el bebé pase a través de ella.

Herpes genital activo: Si la madre tiene un brote activo de herpes genital es posible programar una cesárea para evitar que el bebé se exponga al virus al pasar por el canal natural del parto.

Diabetes: Si se desarrolla diabetes gestacional durante el embarazo o padecen con anterioridad esta enfermedad, es posible que nazca un bebé grande lo cual puede derivar en complicaciones, asimismo, es mayor la probabilidad de someterse una cesárea.

Preeclampsia: Se trata de una condición que implica la presencia de presión arterial alta durante el embarazo. Dicha condición podría evitar que la placenta obtenga la cantidad adecuada de sangre necesaria así como disminuir el flujo de oxígeno al bebé. Regularmente se recomienda un tratamiento sencillo para esta condición, sin embargo cuando la preeclampsia es severa resulta necesario el parto por cesárea.

Defectos de nacimiento: Si un bebé ha sido diagnosticado con un defecto de nacimiento, las madres futuras pueden someterse a una cesárea para reducir cualquier complicación adicional durante el parto.

Nacimientos múltiples: los gemelos pueden ser recibidos vaginalmente dependiendo de sus posiciones, peso estimado y su edad gestacional. Más cuando son tres o más es conveniente el parto por cesárea.

Esperamos que esta entrada les haya resultado amena y de suma utilidad, no olviden contactarnos si necesitan el respaldo de profesionales con infraestructura de punta para la realización del parto por cesárea. Manténganse al tanto de las publicaciones que iremos subiendo si desean saber más sobre nuestros servicios médicos. En GYO (Ginecología y Obstetricia) les garantizamos satisfacción plena. ¡Gracias por honrarnos con su visita!

Artículos recientes