El virus del papiloma humano y la importancia de su prevención a través de un paquete ginecológico

¡Hola, estimadas lectoras! Sean bienvenidas a esta nueva entrega del blog de GyO, ginecología y obstetricia, el espacio del doctor Arturo Moyers para mantener a todas las mujeres informadas sobre las mejores opciones en cuanto a vigilancia ginecológica. Recuerda que el aparato reproductor femenino está expuesto a múltiples padecimientos y que no se trata de vivir con un miedo permanente a las enfermedades, sino de tomar las medidas preventivas necesarias para mantener las condiciones de salud óptimas. Una de las alternativas más recomendables es, sin duda, el paquete ginecológico.

paquete ginecológico

El paquete que ponemos a tu disposición es el más completo, ya que te brindará la posibilidad de someterte a cuatro pruebas que te darán la tranquilidad de que gozas de cabal salud ginecológica, y todo en la comodidad del consultorio, sin que tengas que esperar tu turno en el laboratorio. Los estudios son la colposcopía, el Papanicolaou y dos ultrasonidos: el pélvico ginecológico y el mamario, que contribuye a la prevención del cáncer de mama o a la realización de un diagnóstico oportuno que evite consecuencias que lamentar y determinará si es que hay necesidad de iniciar un tratamiento que te devuelva la salud.

En cuanto a los dos primeros, es importante señalar que permiten evaluar por completo las condiciones del cuello uterino, la vagina y la vulva, con la finalidad de verificar la ausencia de padecimientos, entre ellos el virus del papiloma humana, para el cual se realizan, en caso de ser necesarias, pruebas citológicas, la convencional y una en base líquida.

El virus del papiloma humano: un enemigo silencioso

El virus del papiloma humana, también conocido por su sigla VPH, trasmite una infección que se ha propagado en un gran número de mujeres y hombres en todo el mundo, al grado de que incluso la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha emprendido diferentes acciones para combatirla, incluidas campañas de concientización para que se usen métodos de protección, ya que su principal forma de transmisión es a través del coito que se realiza sin algún método que impida el contacto entre órganos sexuales, de modo que se propaga la infección.

Quizás hayas escuchado un dato que puede resultar alarmante: que la mayor parte de los hombres y mujeres han sido infectados por este virus en algún momento de sus vidas. Quizás la situación no sea tan extrema, pero de cualquier forma, los datos sí son preocupantes. Además hay que tomar en cuenta que desde que el virus se descubrió, también se ha reconocido la existencia de casi una centena de distintos tipos, los cuales se pueden detectar en primera instancia por algunas de las pruebas del paquete ginecológico, que arroja ciertos indicios, y en caso de ser necesario, con algunos exámenes más especializados adicionales.

Y el problema se agrava al tomar en cuenta que el 40% de esos tipos ocasionan infecciones en el aparato reproductor, particularmente en el área de los genitales femeninos y masculinos. Hay que agregar, que se trata de un virus que puede llegar a ser riesgoso, porque de no ser tratado puede convertirse en un potencial riesgo de cáncer en el cuello del útero. De ahí la importancia de que sea identificado a tiempo para que las lesiones que causa se puedan eliminar y así evitar las complicaciones mencionadas.

Ya en el título de esta sección, caracterizábamos al virus del papiloma como un enemigo silencioso, y esto se debe en particular a que muchas veces no genera ningún tipo de manifestación, desde el punto de vista clínico. O mejor dicho, las manifestaciones que genera no producen síntoma alguno, y la mayoría de las veces, el propio sistema inmunológico se encarga de combatir el virus y eliminarlo del cuerpo. No obstante, puede llegar a ocasionar verrugas en el área genital, pero dado que el tiempo que el virus tarda en realizar el proceso de incubación es muy variable, es posible que una persona esté infectada sin ser consciente de ello, y que hasta que no note la presencia de alguna verruga, siga manteniendo relaciones sexuales sin protegerse o sin invitar a su pareja a hacerlo, continuando así con la transmisión de la infección.

Tan sólo en México, el número se ha incrementado mucho a lo largo del tiempo. De hecho, el doctor C. Gayet, que preparó una investigación sobre las infecciones de transmisión sexual para la Secretaría de Salud de México, estimó que el porcentaje de mujeres infectadas podría alcanzar cerca de una tercera parte de la población de todas las edades. Sin embargo, también llama la atención un dato adicional: existe la posibilidad de que mujeres que no han sostenido nunca en su vida una relación sexual estén infectadas con el virus, aunque no se tiene mucha claridad en torno al mecanismo por el que llega a ocurrir la transmisión.

Los datos que están disponibles refuerzan la importancia que tiene para las mujeres protegerse al mantener una relación sexual, pero también dan cuenta de que es importante realizarse pruebas periódicamente, sobre todo las que se incluyen en un paquete ginecológico como el ofrecido por GyO, ya que garantizarán que no hay ningún problema que requiera tratamiento y, sobre todo, brindarán la oportunidad de tomar medidas en caso de que exista alguna infección u otro padecimiento que ponga en riesgo la salud, para evitar que llegue a poner en peligro la vida. Te invitamos a que te pongas en contacto con nosotros para más información.