Parto natural, el momento en que tu vida cambia

En este texto abordaremos el proceso de un parto, sus síntomas, síntomas de embarazo en cada etapa y como en Ginecología y Obstetricia podrás tener el apoyo de los médicos especialistas para llevarlo a cabo.

Tener un hijo te cambia la vida para siempre, desde el momento en que sabes que un bebé se está formando dentro de tu cuerpo, tu perspectiva se transforma y empiezan a surgir diversas dudas e inclusive miedo. El sueño de casi toda mujer es convertirse en madre en algún momento de su vida.

Siempre le tememos a lo desconocido, por eso, cuando estás embarazada de tu primer hijo, todos los cambios que suceden en tu cuerpo y en tu vida son nuevos para ti, y los mismos podrían ocasionarte angustia, pero lo mejor es vivir un embarazo sano en el que te encuentres tranquila y cumplas con las indicaciones de tu médico, eso será lo mejor para ti y por supuesto para tu bebé.

El embarazo culmina con el alumbramiento y lo normal es tener un parto natural para que puedas volver a tus actividades cuanto antes y atiendas a tu bebé sin perderte de nada, pero para muchas mujeres esto no es posible.

El momento en que tienes a tu bebé en brazos por primera vez, es una experiencia que jamás se olvida, pero para poder llegar al momento del parto natural, deberás atravesar nueve meses de cambios y síntomas que para cada mujer son diferentes, ya que ningún embarazo es igual a otro.

El embarazo se divide en tres trimestres, el primero comprende los primeros tres meses, en los cuales para empezar, te enterarás de tu embarazo, probablemente tu primer síntoma sea la falta de tu regla, lo que te alertará de que algo le ocurre a tu cuerpo, algunas mujeres observan que este pudiera ser el período más difícil de la gestación, se experimentan nauseas matutinas y mucho sueño y cansancio, y realizar las actividades diarias podría volverse más complicado.

El segundo trimestre que va desde el cuarto hasta el sexto mes, es el lapso intermedio del embarazo, en el que el bebé empieza a desarrollarse más velozmente que al principio y ya podrás sentir sus movimientos. El último trimestre comprende desde el séptimo mes hasta el noveno, en este tiempo tu bebé crecerá aún más y se preparará para salir. Aunque no todos los embarazos llegan a este punto, la mayoría de los bebés tienden a adelantarse un par de semanas, algunos incluso meses.

Estos nueves meses te preparan física y mentalmente para el parto natural en el cual tu cuerpo te dará señales para indicarte que todo está por comenzar.

Síntomas.

  • Dolor de espalda. Este dolor que cada vez podría volverse más y más intenso, se debe a que el canal de salida para el bebé se está abriendo, es por eso que a las mujeres les ponen la epidural para adormecer un poco la zona, ya que en ocasiones y mientras más avanza el proceso, el dolor se vuelve insoportable.
  • Pancita caída. Semanas antes del parto natural tu bebé ira descendiendo, por lo que notarás como si tu pancita se hubiera bajado a diferencia de cuando estaba muy arriba. Este cambio liberará tensión entre tus costillas y te permitirá respirar mejor.
  • Son un dolor como tipo cólico pero mucho más intenso., empiezan por lapsos hasta de una hora o más y va disminuyendo el tiempo entre una y otra, cuando la separación es de un par de minutos y el dolor más intenso quiere decir que la hora de pujar ha llegado.
  • Piernas y tobillos hinchados. Los últimos días antes de dar a luz se produce una hinchazón muy evidente y molesta debido a la retención de líquidos y deficiencia en la circulación sanguínea.
  • Micción constante. Ya que el bebé se encuentra muy abajo y está preparándose para salir, puede presionar la vejiga por el tamaño que para entonces el útero ha alcanzado, además, debido a la cantidad de hormonas todos los órganos trabajan con mayor rapidez, así también los riñones.
  • Salida del tapón mucoso. Durante el embarazo se forma un tapón de fluidos que mantiene al bebé libre de infecciones, pero cuando se acerca el momento del alumbramiento este es expulsado.
  • Desbordamiento de la fuente. La fuente es el saco de líquido en el que tu bebé ha vivido durante todo el proceso, cuando este se rompe también es un indicador de urgencia.

El parto por etapas

  • En la primera etapa del proceso, tu útero realizará dos importantes labores, las cuales suceden para permitir la salida del bebé, estas se llaman dilatación y borramiento, la primera se refiere a que el cuello del útero se va abriendo poco a poco, los médicos miden la dilatación del uno al diez. El borramiento es la retracción del útero, esta facilita la salida de tu bebé.
  • La siguiente fase puede durar horas dependiendo de cada mujer, incluso en algunas llegan a ser días, esta se denomina latente. El médico te proporcionará las indicaciones pertinentes, aunque lo mejor es que permanezcas en observación.
  • Después de la fase latente continua la fase activa, que es la de mayor dolor para la madre. En esta etapa el útero ya ha alcanzado los ocho centímetros de dilatación. Esta fase es el momento ideal para que te coloquen la epidural y tu dolor pueda ser un poco más llevadero.
  • La fase que le sigue a la latente es la de transición, en ella, tu útero ya habrá alcanzado los diez centímetros de dilatación y el borramiento se encontrara en su máximo punto. Tu bebé empezará a bajar por el canal uterino, seguramente tu cuerpo te pedirá que pujes, pero debes esperar a que el médico y las enfermeras te den la indicación de hacerlo.
  • Hemos llegado a la fase de nacimiento, el momento de pujar ha llegado, el personal médico te ira instruyendo para que puedas hacerlo de manera correcta, y aunque en estos momentos puede ser difícil atender a lo que te dicen, debes poner de tu parte y seguir las indicaciones. Con cada contracción y empuje, el bebé se irá acercando más y más al exterior. Es importante que en estos momentos tomes una posición lo más cómoda posible, el médico te dirá cuáles son tus opciones. Algunas mujeres tienen miedo o pena porque piensan que algo de materia fecal podría salir, y aunque es verdad que llega a suceder, debes estar enfocada en el nacimiento de tu bebé, pues los doctores han atravesado muchas veces por este proceso y entienden que si te pasa es de lo más normal. Una vez que la cabeza de tu bebé salga por tu vagina, el médico te ayudará para evitar que te lastimes y también retirará de tu bebé mucosa y fluidos para impedir que estos queden atrapados en la nariz de tu bebé, con la finalidad de que pueda respirar libremente, por último, ayuda a que el resto de su cuerpo salga, dando así lugar al nacimiento.

Las enfermeras acercarán a tu bebé por unos momentos para que lo veas, pero pronto tendrán que llevarlo a limpiar y hacerle los estudios necesarios que se les hacen a los recién nacidos, los cuales son indispensables para detectar cualquier anomalía de manera oportuna.

  • La última fase de este largo proceso es la extirpación de la placenta. Una vez que tu bebé está en manos del pediatra, el médico que atendió tu parto debe darse a la tarea de sacar la placenta de tu cuerpo en su totalidad, algunas mujeres ni siquiera se percatan de este último paso, y otras deben pujar una vez más para expulsarla, pero es indispensable que este paso se cumpla a la perfección para evitar complicaciones.

Recuerda que el proceso de embarazo es diferente para cada mujer, y no todas experimentan los mismos síntomas de embarazo o  alumbramiento.

En Ginecología y Obstetricia entendemos el maravilloso proceso que vive tu cuerpo y que te encuentras nerviosa por lo que está por venir, pero queremos que sepas que con nosotros estás en buenas manos. Somos un grupo de ginecólogos especializados en embarazos y su control, así como enfermedades de la mujer. Trabajamos con honestidad y respeto, tomando cada caso de manera personalizada para mayor tranquilidad de nuestras pacientes.

Para nosotros tú y tu bebé son lo más importante, es por eso que llevamos el control de tu embarazo desde que acudes a nosotros, nuestro objetivo es verificar que todo vaya bien y que ante alguna complicación, esta pueda ser detectada de manera oportuna para poder actuar a tiempo.

Trabajamos con la convicción de otorgar un excelente servicio médico, pues queremos que esta etapa sea inolvidable para ti de manera positiva. Aunque cada parto es un reto, siempre el resultado vale la pena, pues observar a una madre sonreír por ver a su pequeño por primera vez es nuestra mayor recompensa.

Queremos que te sientas respaldada en el proceso de tu embarazo, y durante el parto. Con Ginecología y Obstetricia muy pronto tendrás a tu bebé en brazos por primera vez.

Artículos recientes

Deja un comentario