¿Cómo prepararse para un parto por cesárea?

En publicaciones anteriores en este blog hemos hablado de las principales características de un parto por cesárea y de los motivos por los que los especialistas en ginecología y obstetricia indican que este tipo de parto es el más adecuado, tanto por comodidad como por seguridad de la madre y del bebé. En esta ocasión abordaremos el tema de la preparación necesaria para un parto de este tipo, y presentaremos algunas consideraciones a tener en mente después del nacimiento de un bebé por cesárea.

La cesárea es un procedimiento quirúrgico, y al igual que cualquier otra cirugía implica ciertos riesgos que se tienen que valorar antes de tomar la decisión de dar a luz por este tipo de parto. Si bien hoy en día es bastante común que las mujeres decidan someterse a una operación cesárea para evitar el dolor característico del parto natural, tradicionalmente se indica este procedimiento a aquellas madres que por sus características anatómicas o por alguna condición detectada en el bebé o en ella misma, no pueden dar a luz vía vaginal.

Los especialistas pueden recomendar un parto por cesárea si la mujer embarazada anteriormente ha dado a luz por cesárea, si la posición del bebé podría dificultar su salida, ya sea porque los pies, las manos o las nalgas se encuentren primero; también se indica la cesárea si la madre padece diabetes, hipertensión o infecciones vaginales, si la placenta bloquea la entrada del cuello del útero, si el bebé muestra signos de estrés, si es demasiado grande para pasar sin dificultad a través del canal del parto o si el parto vaginal no progresa correctamente.

Cuando la cesárea es planificada, es decir, cuando se toma la decisión de dar a luz por parto por cesárea y no por dificultades experimentadas durante un parto natural, tiempo antes de la cirugía se programa una visita preoperatoria en la que se hace un reconocimiento médico, trabajos de laboratorio y se conversa con el anestesiólogo detalles sobre la manera en que se aplicará la anestesia y sus efectos durante y después del parto. En esta visita se indica la fecha y hora exacta de la cirugía y se indican las medidas de preparación a seguir, como tomar una ducha con jabón antibacteriano antes de la operación.

En caso de que la cesárea se realice por necesidad de resolver dificultades una vez iniciado el trabajo de parto, se traslada a la mujer al quirófano. Debido a que la cesárea es un procedimiento que se adopta si el parto natural se complica, es importante que a pesar de que se haya tomado la decisión de optar por un parto vaginal, se conozcan las características y riesgos de una cesárea. Durante las visitas de control prenatal en el últimos trimestre del embarazo recomendamos recabar información sobre las opciones de parto y discutir con el médico cuál es la más conveniente, así como qué se puede esperar si por alguna circunstancia el parto vaginal no progresa de manera adecuada y se tiene que recurrir a una cesárea.

Además de reunir información referente a las características específicas de las técnicas aplicadas para dar a luz, recomendamos que antes de una cesárea o parto natural se contemple qué hacer en caso de que el bebé tenga que ser trasladado a la sala de cuidados intensivos después del nacimiento, o bien, si se presentan dificultades durante el parto. Esto puede decidirse en pareja, con algún familiar y con la asesoría del médico, pero en todo caso se debe tener un plan de acción antes de la cirugía.

Ahora bien, en cuanto a la preparación para la cesárea, las medidas a tomar dependen de la situación. Para prepararse para una cirugía de cesárea planificada el médico solicitará no comer ni beber nada en las ocho horas previas a la operación y tomar un baño con jabón antibacterial. El personal médico, ya en la sala o en el quirófano, inicia una venoclisis en el brazo para suministrar líquidos y medicamentos, se toman muestras de sangre para hacer análisis y se introduce una sonda en la vejiga para drenar la orina a una bolsa. Además se lava y afeita el área donde se realizará la incisión, y en el mismo lugar se aplica una solución antibacteriana para reducir los riesgos de infección.

Una vez hecho lo anterior se aplica la anestesia; la mayoría de las cesáreas se llevan a cabo con anestesia espinal o epidural, de las que hablaremos con mayor detenimiento en futuras publicaciones en este blog. La anestesia espinal se suministra en una inyección única de anestésico al fluido espinal para entumecer por completo la mitad inferior del cuerpo de la madre. Por otra parte, la anestesia epidural se introduce en el espacio entre las vértebras a través de un catéter que suministra el anestésico de manera continua, pero sin que este entre en el fluido espinal. La anestesia epidural ocasiona entumecimiento completo en la parte inferior del cuerpo, desde la parte baja de los senos hasta la zona perineal, y puede provocar otras sensaciones como tirones y presión sin dolor. En ciertos casos puede ser necesario el uso de anestesia general, la que duerme por completo a la madre durante la operación.

El tiempo que dura la cirugía es variable, pero en general desde el momento en que hace efecto la anestesia hasta el nacimiento del bebé se estiman 15 minutos, más el tiempo de cierre de la incisión da un aproximado de una hora, aunque podría ser de hora y media según el tiempo que tarda en hacer efecto la anestesia. Después del nacimiento del bebé, el pediatra se encarga de hacer una revisión y lo envuelve para mantenerlo caliente; si con la revisión se determina que el bebé se encuentra sano, se le entregará a su madre, de lo contrario podría trasladarse a una incubadora donde se le pueda brindar atención especializada. Esto es necesario con los bebés prematuros y cuando se presentaron dificultades durante el embarazo o en el parto, que podrían afectar el desarrollo del bebé.

Es importante resaltar la importancia de consultar con un médico especialista la opción de parto más recomendable y valorar los riesgos y beneficios que cada uno de ellos ofrece antes de tomar una decisión.

Les recordamos que contamos con un equipo de especialistas en ginecología y obstetricia especializados en atención de parto por cesárea y si desean agendar una cita o programar su parto pueden ponerse en contacto con nosotros, con gusto los atenderemos.

Artículos recientes