Cómo prevenir el parto por cesárea cuando esta no es necesaria

En representación de GYO, les damos la más cordial bienvenida a una nueva publicación de blog, en la que encontrarán información valiosa relacionada con servicios como el parto por cesárea. A continuación les daremos una serie de consejos que les ayudarán a prevenir en la medida de lo posible los partos por cesárea, los cuales son de ayuda en ciertos casos, pero pueden tener periodos de recuperación más prolongados, a diferencia de un parto natural, cuya recuperación es más rápida.

Cada vez más mujeres en nuestro país y en todo el mundo son sometidas a partos por cesárea para el nacimiento de sus hijos. Un estudio reciente mostró dos razones principales del aumento: más cesáreas en madres primerizas y menores tasas de parto vaginal después de cesárea. En caso de las primerizas, ¿Qué pueden hacer para reducir sus posibilidades de una cesárea innecesaria? A continuación les diremos algunas medidas preventivas que seguro serán de suma utilidad.

  1. Escojan al médico más experimentado. Este punto es el número uno por una sencilla razón: es fundamental. En la mayoría de las prácticas, pueden disponer de uno o varios médicos o parteras; las etiquetas “obstetra”, “médico de familia” y “partera” no necesariamente hacen referencia a lo que necesitan saber sobre la filosofía y las prácticas de su proveedor, algunos médicos tienen más afinidad como parteros, mientras que otros se especializan en otros tipos de partos como aquellos bajo el agua; asimismo, algunos cuentan con variadas técnicas naturales para ayudar a las pacientes si el trabajo es complejo mientras que otros evitan tales técnicas para recurrir a métodos más agresivos. Si no están seguras de qué médico o partera elegir, recurran siempre con médicos experimentados y profesionales, quienes saben sobre diversos tipos de nacimientos y recurren a una amplia gama de prácticas diferentes, asimismo algunos pueden recomendarles a un especialista con una baja tasa de cesáreas. Si descubren que su ginecólogo no les da la confianza que necesitan, nunca es demasiado tarde para cambiar, incluso si se está a solo unas semanas o incluso días antes de dar a luz.
  2. Busquen el apoyo de una doula. En pocas palabras, con la ayuda de los doulas se registran mejores nacimientos, y hay investigaciones para probarlo. Un estudio demostró que las mujeres que recurren a un doula tienen un 26 por ciento menos de probabilidades de tener un parto por cesárea, entre otros beneficios considerables; si bien el tener apoyo continuo de un amigo o de un familiar también puede ser útil, pero los mejores resultados se obtienen cuando las mujeres contratan a una doula. ¿Qué es exactamente la ayuda que presta un doula? Las doulas ayudan a las mujeres a sentirse seguras y cómodas para que su organismo relacionado con la gestación y el parto pueda funcionar a niveles óptimos. A través de su ayuda y sus técnicas de posicionamiento es posible ayudar a los bebés a salir, aunque es menester señalar que en algunas situaciones como en las de estrechez vaginal, es inevitable recurrir a la cesárea por lo que es importante recurrir a expertos en parto por cesárea como los que fungen en GYO en caso de que sea necesaria esta medida. De hecho se pueden combinar los servicios de las doulas con los del médico especialista para tener una gestación aún más saludable y feliz.
  3. Tomen una clase de parto natural. Un buen instructor puede ayudarles a aumentar su confianza en su cuerpo y a confiar en el proceso natural de nacimiento. Algunas pensarán que no es menester recurrir a tales servicios, sin embargo en realidad es un maravilloso recurso en donde podrán conocer las bases para tener la mejor gestación posible. Siempre es mejor estar prevenidas y preparadas para evitar situaciones sorpresivas, sobre todo si son madres primerizas.
  4. Eviten la inducción del parto a menos que haya un problema médico grave. Como madres primerizas, algunos estudios muestran que simplemente caminar por la puerta para inducir el parto duplica el riesgo de una cesárea. Evitar la inducción es algo importante no sólo si se tendrá al primer bebé. Sin embargo, si debe ser inducido por una razón médica, llamen a su instructor de parto natural o a su doula para que les ayude con consejos enfocados en obtener una experiencia lo más natural posible, incluso en circunstancias inesperadas. Cabe agregar que si la madre y el bebé no están en peligro inmediato, las inducciones bajas y lentas pueden aumentar las probabilidades de un parto vaginal.
  5. Si tienen a su bebé en el hospital, quédense en casa por lo menos hasta que tengan un trabajo fuerte y activo. Su instructor de parto les enseñará cómo reconocer el trabajo de parto activo. Si siguen la recomendación común del hospital de ingresar cuando las contracciones tengan entre sí cinco minutos de diferencia, o por lo menos un minuto, durante al menos una hora, comenzarán a trabajar muy temprano. La intensidad de las contracciones es la mejor guía; asimismo, mientras más horas pasen en el hospital antes de que nazca su bebé, mayor será su riesgo de intervención por cesárea.
  6. Eviten la anestesia epidural, al menos durante el trabajo de parto temprano. La investigación es un poco mixta y no todos los estudios han sido definitorios. Pero aun así, la mejor evidencia disponible parece mostrar que las epidurales, especialmente cuando las mujeres las contraen temprano, aumentan la tasa de cesáreas en madres primerizas. Hay raras ocasiones, por supuesto, en que una epidural en realidad puede ayudar a una mujer a tener un parto vaginal, si simplemente no tiene la fuerza para proceder. Cada trabajo es diferente, sin embargo, una epidural también dificulta que un bebé en una mala posición se mueva a otra mejor, limita su capacidad de movimiento y requiere muchas otras intervenciones (monitoreo continuo, catéter vesical, etcétera). Por fortuna, su doula y las clases de parto que hayan cursado pueden darles suficientes herramientas naturales para que ni siquiera necesiten recurrir al uso de drogas anestésicas.

Con lo dicho tendrán una guía preventiva que seguro les ayudará a evitar los partos por cesárea los cuales muchas mujeres desean evitar para tener un parto más natural y cercano con su bebé; cabe aclarar que el parto por cesárea puede ser necesario en varias circunstancias y es un tipo de nacimiento que permite la seguridad del pequeño y de su madre, razón por la cual hoy en día es cada vez más recomendado.

Contáctenos y encuentren la mejor experiencia para el nacimiento de sus pequeños con nosotros.

Artículos recientes