Ultrasonido obstétrico: muchas aplicaciones, misma eficiencia

Un ultrasonido obstétrico es una de las mejores herramientas en la obstetricia, ya que permite ver el desarrollo del feto y detectar anomalías en su desarrollo. Además, es tu primer contacto con la figura de tu hijo, y con este método es posible observar su desarrollo dentro de tu útero.

Captura de pantalla 2016-07-28 a la(s) 02.13.56

Seguimiento del embarazo

Otras aplicaciones dentro de esta disciplinaon la confirmación de un embarazo, pues con este método podemos saber también el número de fetos que se están desarrollando en el útero.

Es muy importante realizar un ultrasonido en el segundo trimestre del embarazo para poder detectar a tiempo malformaciones en el feto. Por otro lado, si se llega a presentar algún sangrado vaginal, este estudio ayudará a detectar la anomalía y dar un tratamiento oportuno. Es, sin duda, la mejor manera de conocer y monitorear la salud del feto y del útero durante el embarazo; también es una gran herramienta para detectar problemas en el desarrollo del producto en caso de que la madre sufra de hipertensión o diabetes.

Otras aplicaciones

Pero eso no es todo, ya que el uso de los ultrasonidos no se limita solamente a pacientes embarazadas, sino que es de vital importancia en las consultas generales de ginecología,  pues es una herramienta útil para realizar un mejor diagnóstico de enfermedades en el cuello uterino, en la matriz y para descartar padecimientos como tumores y fibromas.

En el caso de los ovarios, nos permite detectar a tiempo quistes y tumores que requieran de una cirugía, y en la mayoría de los casos se puede detectar también la patología del ovario poliquístico y ayudar a su oportuno tratamiento.

En otro orden de ideas, cuando se está tratando una infertilidad, este método es de vital importancia para evaluar los efectos de la ovulación inducida sobre el cuerpo de la paciente, y así disminuir los peligros durante un posible embarazo y evitar una hiperestimulación ovárica.

Así pues, el uso del ultrasonido en las consultas no sólo optimiza el diagnóstico, también agiliza el tratamiento y reduce los costos.

Este método puede realizarse por vía vaginal o abdominal. Si se realiza vaginalmente, se cuenta con la ventaja de no necesitar tener la vejiga llena para una mejor calidad de la imagen. Cabe destacar que al estar más cerca de los órganos, se obtienen mejores imágenes, y este método puede usarse en mujeres embarazadas que tengan hasta tres meses de gestación.

Volviendo al embarazo

En el caso del estudio del desarrollo del embarazo, este método es de gran precisión para saber el lugar exacto en el que se ha implantado el feto, para evaluar el flujo de sangre en el cordón umbilical, y en algunos, casos para conocer el flujo sanguíneo de la placenta o del feto.

¿Cómo funciona?

Las imágenes generadas por un ultrasonido obstétrico están basadas en el principio del sonar que utilizan los murciélagos: las ondas chocan contra un objeto y forman una imagen a través del eco. Estas ondas pueden medirse para saber la distancia a la que se encuentra el objeto y determinar su forma y tamaño.

El ultrasonido no sólo tiene usos ginecológicos u obstétricos, pues también sirve para detectar cambios significativos en órganos, tejidos y vasos, y para detectar formaciones anormales como las de un tumor. Las ondas son enviadas a través de un transductor, el cual recibe las ondas causadas por el eco y envía las ondas acústicas. El transductor es colocado sobre la piel para que dirija los pulsos con las ondas acústicas, que son de alta frecuencia e inaudibles.

Cuando las ondas rebotan en los órganos o en el feto, los sensibles cristales del transductor registran todos los cambios, por mínimos que éstos sean, gracias al tono y la dirección del sonido. Todo esto es registrado por una computadora que mide y muestra el trazo captado por las ondas y lo traduce en forma instantánea, creando una imagen en tiempo real de lo que está sucediendo dentro de tu cuerpo. Así, el movimiento del embrión puede ser filmado en pequeñas secuencias de movimiento, aunque generalmente se capturan imágenes fijas.

Los dispositivos de ultrasonido ya poseen en la actualidad un componente que nos permite escuchar también los latidos del corazón del embrión. Estos ecos son producidos por la sangre que está fluyendo a través de los vasos sanguíneos al corazón.

A esto se le llama ultrasonido doppler, capaz de medir la dirección y la velocidad de las células de la sangre, ya que este movimiento causa un cambio en el la frecuencia y tono de las ondas acústicas. En este caso la computadora traduce los sonidos creando una imagen a color que es la representación del movimiento de la sangre a través de los vasos sanguíneos.

En resumidas cuentas…

Es un método maravilloso que nos permite seguir a detalle cada paso en la evolución del futuro bebé, y por ello es importante realizarlo periódicamente para que en cada etapa estemos seguros de la salud del embrión y de su correcto crecimiento. El ultrasonido obstétrico es indoloro y rara vez provoca incomodidad en el paciente. El médico aplicará sobre tu abdomen una capa de gel que da una sensación de frío. El transductor se moverá sobre tu abdomen evitando la fricción gracias al gel que se colocó anteriormente.

La prueba dura entre una hora para un bebé y hasta tres horas en casos de embarazo múltiple, y es importante que la realices, ya que es la manera más clara y efectiva de detectar algún problema en el desarrollo del feto o de la matriz. En GyO, Ginecología y Obstetricia, tenemos la tecnología más avanzada para realizarte un ultrasonido obstétrico cómodo y eficiente. Además, tenemos plena conciencia de la importancia de esta prueba y de la emoción que genera la oportunidad de poder ver por primera vez a tu bebé formándose dentro de ti. Acércate a los mejores y déjanos ayudarte en el proceso de un buen embarazo.